Análisis: The Legend of Zelda Wind Waker HD

Hablar de Wind Waker siempre acarrea un poco de polémica al tratarse del sucesor de las geniales entregas de Nintendo 64. Todo el mundo estaba expectante a la nueva entrega de la saga en la nueva consola de sobremesa de nintendo y las primeras reacciones vieron a la luz tras la famosa demo que vimos en el Spaceworld2000 que mostraba un combate contra Ganon en el que gráficamente podíamos observar las virtudes técnicas de la nueva máquina. Quizá por eso, cuando se mostraron las primeras imagenes de Wind Waker se levantaron tantas espadas de indignación criticando el estilo de dibujos animados que ofrece el tan conocido efecto cel shading que en su día nos soprendió a todos. Algunos fans pedían un Zelda adulto y veían a aquello como una broma y una falta de respeto a lo que habíamos visto en Ocarina of Time y especialmente con Majora’s Mask, el juego más oscuro de la saga.  Personalmente, se ha demostrado que ambos estilos funcionan pero The Legend of Zelda nunca ha pretendido ser un juego adulto y su mundo de fantasía encaja a la perfección con un estilo que nos recuerda a las mejores obras de animación.

Una vez superado el escollo gráfico deberíamos aceptar la cuestión del Overworld. Ya no existía un Hyrule Field, un inmenso mundo separado en diversos reinos en los que cabalgar en compañía de nuestra fiel Epona. El mundo tal y como lo conocíamos había sido enterrado bajo un inmenso mar por explorar. No serían pocas las horas que nos pasaríamos con la carta de navegación descubriendo nuevas islas y los secretos que nos ofrecía el vasto océano. Todo lo demás seguía igual, el mundo seguía esperando un héroe del tiempo y nosotros correteábamos por nuestra Isla natal en compañía de nuestra hermana hasta que un enorme pajarraco nos separaría de ella. Es entonces cuando aparecen los piratas de Tetra y nos lanzamos al mar para ser nuevamente derrotados y encontrar la compañía del entrañable Mascarón Rojo que se convertiría en nuestro barco para surcar el mundo en busca de los 3 orbes. Será entonces cuando empiecen a sonar los primeros acordes mientras saltamos de ola en ola y reconoceremos la sensación que habíamos puesto injustamente en duda.

Desde el primer momento se nos abre un mundo de misiones secundarias, de piezas de corazón, coleccionismo y misiones que alargan el título tremendamente si tenemos intención de ello. Estas misiones nos harán jugar al escondite con tres pequeños pesados, hacer fotos para un maestro de las luminografias, hacer de celestino entre dos jóvenes que se gustan mútuamente pero que carecen de las agallas de decírselo. Nosotros no tendremos tiempo para el amor y nuestra sensación más reconfortante en este sentido será encontrar los 25 collares de la felicidad que nos había pedido la profesora del pueblo y esperar ávidos, una merecida recompensa. En cuanto a las mazmorras quizás se dio un paso atrás al simplificarlas demasiado y ser un poco tediosas, sobretodo la Torre de los Dioses. Uno de los grandes problemas de Wind Waker es el brusco cambio de ritmo en la última parte del juego, donde las últimas mazmorras y la búsqueda de los fragmentos del Triforce se convierten en algo bastante pesado.

10 años después del título original nos llega esta remasterización en Alta Definición para WiiU en un momento en que se echan en falta títulos para que la consola empiece a dar sus primeros pasos con firmeza. Gráficamente el efecto conseguido con los 1080p y la nueva iluminación es una maravilla visual y nos sorprenderemos como en el primer día observando las geniales expresiones de Link, las briznas de la hierba, las chispas de fuego e incontables efectos. También es justo decir que algunos efectos chirrían como la elección de una gama de colores demasiado saturada, un efecto permanente de glow alguna textura que ya había en el original que desentona con la nitidez general del título. A nivel técnico no se han corregido algunas bajadas de frames en algunos momentos contra algún enemigo pero en ningún momento suponen un problema.

La nueva versión de WiiU nos trae algunas novedades jugables. En primer lugar utilizaremos la pantalla del Gamepad para ver en tiempo real el mapa y el inventario. Algunas situaciones del juego original se hacían bastante pesadas al tener que pausar el juego contínuamente para seleccionar un objeto. Ahora simplemente bastará un ligero movimiento de arrastre con el dedo para seleccionarlo. También tenemos la opción de utilizar una nueva vela para el barco que nos permite convertir nuestra embarcación en un bólido y navegar al doble de velocidad con el viento siempre de cara. Se acabo aquello de parar para tocar la melodía del tiempo para cambiar la dirección del vientoe ir un poco más rápido. También se ha simplificado la búsqueda del Triforce con un mapa que nos da pista sobre la ubicación de las piezas.

Por último el jugador más exigente también encontrará un reto con el nuevo Modo héroe en el que no encontraremos corazones con los que curarnos durante el juego. Los jugadores que lo prefieran podrán optar por un control con el mando clásico que para ser sinceros, se antoja más cómodo gracias a la mayor precisión y calidad de los sticks analógicos. En cuanto a la banda sonora seguiremos emocionandos con las composiciones del original pero en este caso se han retocado de manera muy sutil algunos instrumentos, mejorando la calidad de las mismas. Algo que solo podrán apreciar aquellos que han escuchado las melodías originales hasta la saciedad y que agradecerán sin ninguna duda. Se han incluído nuevas funcionalidades como la comunicación entre jugadores por medio de Miiverse y la nueva opción de hacernos autofotos con la cámara que provoca situaciones muy graciosas.

No sabemos si era el mejor título para animar a gente a hacerse con una WiiU pero teníamos muchas ganas de revivir esta genial entrega diez años después. Su característico aspecto gráfico lo hace perfecto para la alta definición y artísticamente se convierte en algo que merece la pena vivir diez, veinte o treina años después. Las nuevas mejoras sin duda animan a hacerse con él y paliar un poco las ansias de un Zelda a la altura después del controvertido Skyward Sword. Un agradable viaje al pasado para aquellos que lo disfrutamos y una excelente primera aproximación a los novatos en la saga. Un título de los de antes que nos lleva a un mundo donde las pocas horas libres que tenemos pasan volando y con el que nos sorprendemos diariamente con nuevos detalles. Quizás el precio es demasiado excesivo para lo que ofrece.

Nota: 8.5

2 thoughts on “Análisis: The Legend of Zelda Wind Waker HD

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s